You are here
Home > Hinchada Cardenal > Una pasión para toda la vida, un día con la abuelita cardenal

Una pasión para toda la vida, un día con la abuelita cardenal

Por: Paula Bernal Cetina – @PauBeernal

Ni sus 76 años, ni dos aneurismas, ni un infarto que la conllevo a una operación a corazón abierto, ni las prohibiciones medicas han sido suficientes para que Arminda Rojas, más conocida como la abuelita cardenal, deje de asistir a algún partido de Independiente Santa Fe en el estadio ‘El Campín’.
La abuelita cardenal me abrió las puertas de su casa para contarme diversas historias que ha atravesado alrededor del equipo albirojo, todo esto mientras me mostraba el museo que tiene en uno de los cuartos de su casa, el cual es completamente rojo, no hay ni un solo rincón de este que no esté lleno de cosas de Independiente Santa Fe, tanto así que hasta en el techo hay objetos colgados, la mayoría son posters de las últimas nóminas del equipo bogotano.
La colección tiene vasos, llaveros, fotografías, posters, banderines, bufandas, muñecas, peluches, botellas y muchos elementos más, los cuales ha ido recolectando desde hace aproximadamente 20 años, aunque algunas de las cosas que tiene han sido obsequios de algunos hinchas o de algunos de los tantos periodistas que han ido a realizar artículos sobre su historia como una de las hinchas más emblemáticas del equipo cardenal.
Es 27 de mayo del 2017, hoy juega Independiente Santa Fe en el estadio ‘El Campín’ ante Alianza Petrolera, este partido es una especie de final para el cuadro bogotano si espera continuar en la lucha por la estrella de este semestre. Arminda Rojas está en su casa ya preparada para salir rumbo al Campín. Orgullosa porta su nueva sudadera del equipo, pues en el día de la madre el propio César Pastrana, presidente de Santa Fe, se la obsequió. Entre risas la abuelita cardenal cuenta que es la primera vez que va de negro al estadio, pues tiene un “uniforme” que siempre utiliza para ir a cada uno de los partidos del equipo, un pantalón blanco, camiseta, ruana y gorra rojas. Ansiosa cuenta que nunca pasa por su cabeza el hecho de faltar a algún partido, pues así llueva, truene o relampaguee debe estar apoyando al equipo de sus amores, mucho más en una época tan dorada para el club.
Me lleva a uno de los cuartos de su casa, este es una especie de museo al cual lleva a todos los que están interesados en conocer un poco más de su vida como hincha de su “santafecito lindo”. Este es un monumento digno de conocer por un hincha cardenal. No hay ni un solo rincón vacío. Se sienta en una silla mientras que me cuenta algunas de las historias que ha vivido durante sus años como hincha de Santa Fe.
Empezó a seguir al equipo desde sus 17 años. Su máximo ídolo es Alfonso Cañón, pues considera que fue uno de los más grandes futbolistas, que no sólo amó a Santa Fe sino que le dio grandes cosas y además fue gran amigo suyo. Su actual ídolo cardenal es Omar Pérez porque considera que gracias a él Santa Fe vive una gran época, porque como futbolista ha dejado partido y jugadas de ensueño y porque ama el escudo cardenal. El partido que más recuerda, fuera de Bogotá pues ha conocido todos los estadios del país, ha sido un partido en el 77 contra Cali en el cual por más de que los leones se fueron con una derrota, los hinchas locales sacaron a los hinchas cardenales a punta de piedra.
Se casó con un hincha santafereño, pues no podía estar con un hombre que no siguiera a su mismo equipo. Conoció y llevo a su casa a varios jugadores del equipo. Nunca ha faltado a un partido de Santa Fe, ni piensa hacerlo. Estamos saliendo de su casa rumbo al Campín mientras nos cuenta dónde coge el SITP, con dos horas de antelación para llegar a los partidos, al llegar siempre se encuentra en un puesto ambulante, que está ubicado en el parqueadero norte, con una amiga con la que entra al estadio. Dado que Santa Fe le otorgó un pase vitalicio, por su gran fidelidad al club, puede ubicarse en cualquier tribuna. Llega a oriental preferencial, mientras se ubica en su puesto varios hinchas se acercan a saludarla. Se ubica en la primera fila para así no perderse nada del partido. Inician los actos protocolarios y ella se sube en la baranda que tiene al frente, se quita su cachucha y empieza a corear el himno de Bogotá. Suena el pitazo inicial y su único enfoque son los once jugadores cardenales en cancha.
Esta mujer es una institución, digna de ser homenajeada (como en varias ocasiones ya lo han hecho por medio de homenajes en El Campín, premios y menciones en libros, periódicos y revistas), es y será por muchos años una de las hinchas más fieles de Independiente Santa Fe. Una mujer encantadora que no deja de sonreír ni de hacer chanzas, tiene un encanto arrollador. Ningún hincha del fútbol, ni mucho menos del equipo cardenal puede dejar de conocer su historia como hincha, algo de recalcar en las páginas doradas del Fútbol Profesional Colombiano.
Mira más imágenes aquí:

Deja un comentario

Top