You are here
Home > Noticias > COLUMNA| El tren descarrilado

COLUMNA| El tren descarrilado

Por: Cynthia Lacouture – @Cynthilacu01

La locomotora que significaba Santa Fe para el torneo local se convirtió en un tren de vapor sin carbón con qué andar. El torneo internacional representaba mucho más que el llegar a un destino común entre la Liga Águila y la Copa Sudamericana, lo que se hace acá no sirve para allá. Santa Fe, se encontraba en desventaja por un partido completamente desperdiciado en Asunción. Los cuartos de final se enredaron desde que terminaron los noventa minutos a 43 metros sobre el nivel del mar.

Un primer tiempo de un equipo dormido con errores descomunales como el de Pajoy que terminó en un gol en contra completamente previsto, y un penal mal aprovechado con evidente estudio previo de Libertad, terminaba en un juego desesperanzador e incapaz de lograr buen fútbol. Perlaza y Valencia esperando en el área a que la pelota llegara por obra y gracia del espíritu santo y Gordillo pidiendo a gritos la selección Colombia como Tesillo demostrando porqué hace parte de ella.
Se acaban los primeros 45 minutos y Santa Fe no logra encajar en su propia cancha, con una asistencia aún más abatida que la displicencia de Dayron Mosquera. La desesperación de la hinchada, con advertencia de los organizadores del encuentro, obliga a que el León muestre sus garras en el segundo tiempo.
La entrada de Buitrago, que debió suceder desde el primer minuto, cambió el panorama santafereño; sin embargo, no encontró lugar en el medio campo. Ni por Perlaza ni Gordillo se encuentra por dónde, hasta que llega el cambio sorpresivo de Omar Perez al minuto 59’, donde recordemos que puede haber sido el último partido de un torneo internacional para nuestro capitán. El orden llegó por la calva de Chipakero y Tesillo anota el descuento.
Afortunadamente se logró el empate para no perder en casa, pero es claro que si Santa Fe hubiese jugado como lo hizo en el segundo tiempo, estaría preparando maletas para el siguiente encuentro. No hay justificación para la falta de nómina santafereña en delanteros, y Pastrana, sabiendo que ni Morelo, ni Ceter, ni Osorio Botello pueden jugar, se conforma con Plata.
Si en Paraguay el jugador estrella fue Castellanos, acá fue Monaguillo. Los componentes del equipo fueron pocos a resaltar: Valencia, hosco; Pajoy, blando;  Plata… pues plata; Leandro, seguro de sí mismo cuando se le dio la oportunidad; Baldomero desaparecido antes de la entrada de Omar. El 10 fue tal vez la figura más destacada con una claridad impresionante que con la ayuda de Buitrago, Tesillo, Gordillo y Roa lograron que no se fuera por el barranco la santa fe de los hinchas. La única razón por la cual el equipo no pasó a los cuartos de final, fue sí mismo.

Deja un comentario

Top