You are here
Home > Columna > COLUMNA| El león P-R-E-S-I-O-N-Ó.

COLUMNA| El león P-R-E-S-I-O-N-Ó.

Por: Juan Esteban Padilla – @PadillaJuanE 

Independiente Santa Fe, luego del empate a cero goles en el Pascual Guerrero, regresó a El Campín con una nueva cara y un buen fútbol que le permitió, no solo ganar, sino gustar y golear a Alianza Petrolera 4-0 (Morelo 38’P, Seijas 44’, Guastavino 57’, Morelo 78’P) .

Con la noticia del traspaso de Anderson Plata, a mitad de semana, y la suspensión de Javier López, eran dos bajas importantes con las que Santa Fe tendría que afrontar el encuentro, sus reemplazos, Diego Guastavino y José Moya fueron dignos de estar en el once titular, ayudando en dos factores importantes: perforar la red rival y mantener nuestro arco en cero. El león desde el arranque salió a buscar con vehemencia el primer tanto con una presión alta que dio fruto en todo el partido, conseguimos acercarnos a la portería de Ricardo Jerez desde el minuto dos con una pelota recuperada en campo rival que increíblemente Wilson Morelo desperdició, el monteriano tuvo otra ocasión clara de gol que igualmente no pudo concretar por un mal control del balón, ahí empezaba a dar imagen del partido contra América, en el cual no estuvo fino ante la portería.

El profesor Guillermo Sanguinetti que en juegos pasados probó distintos esquemas, 4-2-3-1 y 4-3-3, destapó el cofre en este partido y sacó todo el oro, el planteamiento que usó es el adecuado en mi opinión, el 4-3-1-2 como respuesta a la salida de Anderson Plata que permite el no jugar con extremos arriba, integra más el medio campo permitiendo un trato íntimo de la pelota entre Yeison Gordillo, Juan Daniel Roa, Luis Manuel Seijas y Diego Guastavino.

Es un logro importante a resaltar que en este semestre es la primera vez que Santa Fe no dependió de la táctica fija para convertir, si bien en los 5 partidos anteriores solo había podido hacer dos goles de tiro libre, precisamente contra Rampla Juniors, en este partido se consiguieron dos, de los cuatro, en pelota en movimiento, empleando lo que para mí fue la clave de este partido, la presión alta y en conjunto, en campo adversario.

Las acciones que derivaron en penal, el gol de Seijas y el gol de Guastavino fueron claro y puro ejemplo que la presión en el campo rival sí sirve, eso sí, se tiene que emplear de manera inteligible, en conjunto como bien lo hizo la escuadra cardenal que no esperaban a que los defensores rivales salieran jugando y llegaran al medio del campo sino que estuvieron encima en todo momento. Se ve tan claro en el desarrollo del compromiso que en el segundo gol del partido Wilson Morelo, hostigando al defensor David Valencia, logra robarle el balón y Seijas corre al espacio y define como el crack que es.

De manera similar sucedió en el tercer gol, pero por el otro costado. Arley Rodríguez y Juan Daniel Roa forzaron el error del volante Harrison Henao que entregó el esférico hacía atrás y se lo dejó en bandeja de plata a Guastavino que no dudo en rematar duro al palo del portero y convertir. Santa Fe nunca había logrado ganarle a Alianza Petrolera en el Estadio Nemesio Camacho El Campín y ahora no solo rompió con la estadística sino que demostró el equipo que tiene, el buen funcionamiento que puede presentar en cancha, el trabajo colectivo y la capacidad goleadora que tenemos con nuestros hombres de arriba. Un juego que quedará para la historia como el verdadero comienzo de la era Sanguinetti que demostró que Santa Fe sí está para hacer buenos partidos, jugar lindo este deporte y ganar. Nos ilusionamos con una nueva estrella, una nueva Sudamericana y un regreso al continente asiático que ya se demostró que no es para todos.

Deja un comentario

Top