You are here
Home > Crónica > Pelota quieta, Santo remedio

Pelota quieta, Santo remedio

Por: Juan Esteban Padilla – @PadillaJuanE 

Foto: Santa Fe Oficial

Los primeros 90 minutos, de los Cuartos de Final de la Copa Águila, entre Independiente Santa Fe y Once Caldas terminaron en empate 1-1. Ese juego apasionante y candente, sobre el papel, que llamaba a la cita copera el día 12 de septiembre del 2018, a las 7:45 P.M., en el estadio El Campín, no resultó ser nada de lo que se preveía. En el desarrollo del compromiso encontramos minuto tras minuto a un Santa Fe sin opciones de gol y más preocupante aún, sin fútbol.

Primer tiempo:

En los primeros tres minutos Santa Fe consiguió dos faltas y un tiro de esquina, configurando así tres pelotas quietas que desafortunadamente no terminaron en el fondo de la portería, pero sí dejaban ver acercamientos con jugadas preparadas.
De ahí en adelante el local no gozó de aproximaciones al arco de José Fernando Cuadrado, sino solo posesión en la mitad de la cancha sin generación de jugadas amenazantes. En el minuto 26, con un mal rechazo de Robinson Zapata, llegó el mayor infortunio de la noche. Cesar Amaya, al caer por un contacto de Víctor Giraldo, involuntariamente apoya todo su cuerpo encima de la pierna derecha de José Moya, la cual hace un movimiento anormal, afectando la rodilla derecha del defensor central.

Sin duda alguna, la primera parte se vio opacada por tres aspectos; la escasez de fútbol del cuadro Cardenal, la lesión de José Moya y el juego tan cortado. El primer tiempo nunca logró tener ni ritmo, ni claridad, por lo que se esperaba en el segundo tiempo un cambio de juego que convirtiera esa superioridad posicional de Santa Fe en opciones claras de gol. Al finalizar el la primera parte la posesión se repartió; 55% para el local y 45% para el visitante.

Segundo tiempo:

Muy temprano en la parte final nos vamos abajo en el marcador por un contra ataque muy bien efectuado por Once Caldas, Santa Fe no aprovechó el tiro de esquina a favor y por un despeje rápido, de la defensa visitante, llega el tanto a los 52 minutos. En el minuto 55 se presenta una jugada polémica por una supuesta falta dentro del área, Wilson Morelo lleva el balón y el defensa Diego Peralta al momento barrerse lo contacta en el pie izquierdo sin tocar el esférico, sin embargo el juez deja continuar el partido.

Siete minutos después llegaría la jugada con más peligro para el Expreso Rojo antes del gol. Carlos Henao, fenomenal cobrador de tiros libres directos y sobre todo rectos al arco, impacta la pelota, casi desde la misma distancia de su segundo gol frente a Rampla Juniors, exigiendo a Cuadrado quién mandó la pelota al tiro de esquina.

Ya en el minuto 90+2 llegaría la pelota quieta que permitiría celebrar por lo menos un tanto en una noche fría y lluviosa, en un cobro en la banda occidental de Diego Guastavino que pone el balón como con la mano en la cabeza de Carlos Henao, llega la asistencia a nuestro goleador Wilson Morelo que solo tiene que tocarla con la parte frontal de su cabeza y mandarla al fondo de la red, decretando así el empate a un gol en estos primeros 90 minutos.

Así finalizó este partido que deja la llave de Cuartos de Final abierta y para cualquiera de los dos equipos. Un encuentro más disputado que jugado no permitió que Santa Fe se llevara al menos un gol de ventaja para Manizales, eso
sí el juego del equipo capitalino no permitía nada más. Sin oportunidades de gol en todo el partido, y dependiendo nuevamente de la pelota quieta logramos un empate que desde el minuto 52 se vio lejos. Es preocupante encontrar que en juegos tan cerrados como estos no podamos, con la calidad de jugadores que tenemos, destrabar un partido y ponerlo a nuestro favor con pelota al piso y juego colectivo. Hay que seguir trabajando esta semana para el partido frente a Millonarios, ver, observar y ojalá repetir ese partido frente a Alianza Petrolera.

Asistencia Oficial: 6.109 espectadores.

Deja un comentario

Top