You are here
Home > Crónica > Clásico Rojo, Capital Roja

Clásico Rojo, Capital Roja

Por: Nicolás Cadena Salamanca – @Ncadena98

Un nuevo clásico se jugó este sábado, dejando como resultado la segunda victoria cardenal en lo que va del semestre y la primera consecución de partidos ganados en el año.

Un dato importante nos dejó este enfrentamiento entre las escuadras más representativas de la capital del país, Juan Daniel Roa se convirtió en el santafereño con más clásicos ganados, llegó a 16 victorias superando a Cañón (@DatosSantaFe).

Primer tiempo:

Desde el inicio del partido los leones se mostraron a la ofensiva, con ganas de ganar este partido, tanto así que a los 10 minutos ya había dos acercamientos del león al arco rival, hasta que en el minuto 22 Andrés Pérez frotaría la lampara y filtraría un pase magistral para que Maicol Balanta quedará de frente al arco, para conseguir el primer gol del partido; Maicol Balanta definió y la hinchada hizo vibrar el Nemesio Camacho El Campín a punta de saltos y gritos que gol.

En los minutos siguientes Santa Fe no dejó de ser ofensivo, pero sí estructuraba más su juego dejando que la pelota circulara en la mitad de la cancha, pues cabe resaltar que con Andrés Pérez y Daniel Giraldo se tiene un poco más de orden y control en esta zona, sin embargo, el primer tiempo se consumió dejando varias tarjetas amarillas y un juego más friccionado que jugado.

Segundo tiempo:

El juego brusco y la intensidad seguían siendo las principales características del partido, hasta que en el minuto 60 un tiro libre de costado le daba la oportunidad a Independiente Santa Fe de tener una posibilidad de peligro, Fabián Sambueza se pusó delante del balón para cobrar, mientras que en el área se formaban las populares “parejitas en el área” para defender, el “chino” mandó el balón pasado para que Maicol Balanta quedará solo de frente al arco por segunda vez, sin embargo, en esta ocasión la fortuna no lo acompañaría y el balón se iba apenas arriba del travesaño.

Se seguía jugando con el alma y dejando la vida, pero el fútbol en su máxima expresión era siempre interrumpido por una falta tanto de un bando como del otro, el clásico bogotano se consumió dejando más patadas que juego, más actitud que fútbol y un ritmo cardiaco a toda marcha.

Podio del partido:

Oro: Andrés Pérez, fue el líder de la mitad de la cancha, recuperó, metió y jugó; filtró un pase espectacular para que llegará el único gol del partido. Un claro ejemplo de que la edad es solo un número.

Plata: Jefferson Duque, el atacante luchó los 90 minutos, molestó constantemente la salida del rival dando pie para la rápida recuperación del balón, un jugador de equipo no individual.

Bronce: Tomas Maya, fue la permanente salida cardenal por el sector izquierdo, solo se le puede reprochar un poco más de calma en el arco rival, pero fue ese pulmón que el león tanto necesitaba en la lateral izquierda

Deja un comentario

Top