You are here
Home > Columna > COLUMNA| El trabajo habla solo

COLUMNA| El trabajo habla solo

Por: Nicolás Cadena Salamanca – @Ncadena98

Cero y van cuatro. De ganar un solo partido en todo un semestre, se pasó a ganar cuatro en línea pasándole por encima al rival, ¿cuál era el error? Acá no podemos hablar de lo que se hacía o se dejó hacer en el pasado, pero sí podemos hablar de lo que se ve en la cancha. Desde que llegó Harold Rivera el equipo lo ha sentido, se nota el trabajo en la semana, cómo se planifica entorno al rival a enfrentar y las situaciones que se pueden presentar. Que si en los técnicos pasados hacían lo mismo o no, solo los jugadores lo podrán decir a cabalidad, sin embargo, el fútbol habla por sí solo y en los partidos de los anteriores entrenadores el trabajo se veía más en la pinta que llevaban a los encuentros, que en los planteamientos y conceptos que se le veía a los jugadores en la cancha.

La importancia de ganar se plasma en lo que sucede con Santa Fe, de perder jugando bien, mal o regular, a ganar jugando de cualquier manera, juega mucho con la mente del futbolista, se llena de confianza, se respira con tranquilidad y sobretodo, se tiene el valor de arriesgar con mayor facilidad. Rivera agarró un equipo donde cada punto perdido ya era una alerta de la tabla del descenso y a punta de trabajo, tanto futbolístico como mental, el equipo ha cogido orden, jerarquía y lo más importante, una idea de juego, un estilo, una identidad.

Este partido contra Envigado fue un diez de diez, bien en todas las líneas y un ataque altamente destacado, Maicol Balanta llegó entre un mar de dudas al rojo capitalino, se hablaba de un suplente del Deportes Tolima que había sido descartado allá; los primeros partidos le costó, pero el nivel de este jugador ha sido directamente proporcional con la evolución de Independiente Santa Fe, no solo tiene el sacrificio de volver y hacer la línea de cuatro volantes cuando no se tiene el balón, sino que también desborda, encara, asiste y anota, el 27 puede que no sea el jugador más prodigio de la nómina cardenal, pero para nadie es un secreto que ha sido pieza fundamental en el resurgir del león y que de la mano de Fabián Sambueza y John Velásquez se tiene un tridente para destruir cualquier defensa.

Jefferson Duque, Daniel Giraldo y Nicolás Hernández llegaron al expreso rojo para darle ese toque de calidad y renombre que se necesitaba; el primero con una relación cada vez más cercana al gol, devorándose la cancha y siendo esa referencia en el área que preocupa a cualquier defensa, el segundo siendo el eje en la mitad, ese hombre intocable que entiende como puede ayudar mejor a su equipo tanto en ataque como en defensa, es un trabajo silencioso, pero de suma importancia para que un equipo tenga una idea de juego y una salida limpia, y el tercero convirtiéndose en el complemento ideal para Fainer Torijano, ya que gracias a su rica técnica y buena visión de juego, ya no se apela tanto al pelotazo y se puede salir con una pared o un pase filtrado.

Santa Fe esta respondiendo en la cancha, pero sobretodo le respondió a su hinchada, que lo apoyó, alentó y esperó hasta el último momento. Que siga la evolución, que ya no es el descenso, ahora es la clasificación a los cuadrangulares finales.

Deja un comentario

Top