You are here
Home > Columna > COLUMNA| 15 Minutos más de trabajo que de descanso

COLUMNA| 15 Minutos más de trabajo que de descanso

Por: Juan Esteban Padilla – @PadillaJuanE

Independiente Santa Fe dio un golpe de autoridad frente al América de Cali en el estadio El Campín, lo venció 2-0 y se ubicó parcialmente en la tercera casilla de la tabla. 

El partido no arrancó ni un poco similar a la última actuación del ‘león’ en casa frente al Junior. En este partido el local inició desubicado, no encontró el balón y la solidez y madurez del visitante le pasaron factura. 

Quizá le interese leer: Santa Fe hizo respetar su casa y se quedó con el clásico de rojos

Le costó aproximadamente 30 minutos al ‘rojo capitalino’ ubicarse espacialmente en el campo de juego y, para mí, partió de un hecho puntual que fue el tiro al travesaño de Vergara. Menciono este suceso únicamente para partir en dos la actuación de Santa Fe, desde antes del tiro al horizontal y como actúo después. Ese acontecimiento fue como el sonido incómodo de una campana que retumbaba en la cabeza de los jugadores y ahí se dieron cuenta que el rival era un hueso duro de roer, un equipo con trayectoria y jerarquía,  si no se reaccionaba a tiempo se corría el riesgo de irse abajo en el marcador y tener un panorama oscuro con mucho tiempo perdido. 

Finalizó el tormento de los primeros 45 minutos con dos equipos menguados por el otro y sin peligro constante en ningún área. 

Santa Fe es el fiel reflejo de que el ‘descanso’ de medio tiempo no se hizo únicamente para recobrar fuerzas. El técnico Harold Rivera levantó al equipo en esos 15 minutos, hizo cambios que a simple vista fueron de forma, pero al momento de analizar fueron de fondo. 

Quizá le interese leer: Santa Fe Consigue Su Segunda Victoria En Tunja Ante Patriotas En La Historia

Sacó a Orozco por Osorio; Rivera quería un juego más pausado y con más control de balón, y así fue, Kelvin se asoció a la perfección con Sambueza y Valdés, fue el asistidor de la segunda anotación y encajó a la perfección a lo que necesitaba el equipo en la segunda mitad. 

Proyectó a los laterales; tanto Arboleda como Mosquera, pero más el marcador de punta izquierdo, estuvieron apagados en el primer tiempo. En la segunda parte ambos se proyectaron al ataque, se desplegaron tácticamente aprovechando ese desgaste que había tenido el América. Cuando un lateral logra hacer esa función de ida y vuelta se convierte en un jugador profundo y penetrante, incisivo en el ataque, eso fue Carlos Arboleda quien asistió en la primera anotación a Valdés. 

Santa Fe ganó, sí. Desperdició un tiempo completo, sí. Pero al fin y al cabo logró sumar de a tres. Y aunque sea cliché es mejor corregir ganando que perdiendo. Sabremos hasta el 3 de marzo si se aprendió la lección de no malgastar una mitad de juego. 

Deja un comentario

Top