You are here
Home > Columna > COLUMNA| AMARGO EMPATE EN TECHO

COLUMNA| AMARGO EMPATE EN TECHO

Independiente Santa Fe empató a un gol en el partido de ida de la semifinal contra Equidad. El equipo ‘cardenal’ tuvo la ventaja del compromiso hasta el minuto 92’, un amargo empate en Techo. El partido de vuelta será el próximo sábado 12 de diciembre en El Campín. 

Por: Juan Esteban Padilla@PadillaJuanE

Los dirigidos por Harold Rivera tienen muchas cualidades tácticas y estratégicas, entre ellas está la presión alta y el ‘ahogamiento colectivo’ en los primeros minutos de juego. Desde el partido más reciente que fue los cuartos de final de vuelta ante Deportivo Pasto, el equipo ‘albirojo’ en los primeros minutos intenta descolocar defensivamente a su rival. Ejerce presión alta y colectiva, esto hace que el equipo contrario se vea sorprendido y sobre todo empiece a cometer errores forzados. 

En el gol de John Velásquez se demostró el trabajo estratégico de Rivera como preparación para el partido. Jorge Ramos en los últimos juegos ha tenido un rol fundamental para el ‘león’ y, a pesar de no convertir él los goles, se ha transformado en un asistidor para el equipo, un pívot, un delantero laborioso que arrastra marcas y abre caminos y, sobre todo, un eje esencial en el ataque santafereño. 

El nivel de Velásquez en estas últimas instancias es preponderante, puede ser el pico más alto de Santa Fe en estos dos compromisos recientes. Es realmente impresionante cómo por medio de la confianza, de las oportunidades y del trabajo semanal del cuerpo técnico se ha podido recuperar el nivel de John.

Después del bajón futbolístico a mitad de la temporada, Rivera nunca dejó de creer en el #10, al contrario, el técnico le siguió dando oportunidades, siguió poniéndolo a jugar y ya lleva tres goles en dos partidos. 

Jeisson Palacios, defensor central titular, tuvo molestias físicas y a última hora fue reemplazado por Dixon Rentería en los inicialistas, un cambio que preocupó por la importancia del juego y la seguridad que brinda la pareja Torijano y Palacios.

Sin embargo, nadie se detuvo a resaltar el gran compromiso de Rentería el sábado, un jugador ordenado y que cubrió bien los espacios. Un central que apoyó a la perfección la banda izquierda cada vez que salió Mosquera y se entendió muy bien con Torijano. Enhorabuena para Dixon que supo responder en todo el partido y si Palacios no llega a estar para el compromiso de vuelta, se sabe que hay un buen reemplazo en los zagueros.

EL LADO OSCURO DEL FÚTBOL  

Lastimosamente hubo varias polémicas arbitrales que es importante analizar. La expulsión de Fabián Sambueza, en mi opinión bajo la luz del reglamento en el que ya no se mide la intención, sino los hechos.

Está bien expulsado el argentino. Tira una plancha con los dos taches arriba y alcanza a impactar al jugador de Equidad. Buen proceder del VAR alertando al árbitro y posteriormente cumpliendo el reglamento. 

Ahora, la jugada de John Velásquez en el área, es un penal clarísimo. El jugador #10 fue impactado por un jugador rival en el rostro con el codo. El juez central en primera instancia no la vio y hasta ahí es entendible. Pasó menos de un minuto y correctamente los jueces del VAR le advierten a Bismarcks que hay un penalti potencial para Santa Fe. El árbitro se acerca al monitor y la revisa una y otra vez. Desde los ángulos que se le presentaron al juez, se vio claramente cómo se impacta en la cara a Velásquez. Bismarcks al final decidió no seguir la recomendación del VAR.  

Es totalmente claro que el arbitraje del señor Bismarcks Santiago incidió directamente en el resultado del juego. Cuando al juez central lo llaman del VAR por un posible penalti el partido iba 1-0. Con ese penal que Santiago no quiso cobrar se perdió la chance de aumentar la ventaja y quizás liquidar la serie. El partido pasó de un posible 2-0 a un empate amargo 1-1. Y sí, digo no quiso porque así fue. ¿Cómo es posible que un árbitro se equivoque viendo la repetición varias veces? Me encantaría saberlo.

Lea la crónica del paso a la final de Santa Fe femenino después de vencer a Medellín:
LAS LEONAS Y UNA NUEVA FINAL

Es realmente difícil no pensar en un arbitraje malintencionado. Porque si usted ve una jugada varias veces, sus compañeros le advierten que hubo un contacto, usted supuestamente conoce el reglamento y sabe que ya no puede interpretar, sino únicamente basarse en los hechos, qué le sucedió. Claro, el señor Bismarcks sí se basó en los hechos para expulsar a Sambueza, pero en esa jugada se quiso “interpretar” que el jugador estaba supuestamente cubriendo el balón con el brazo en la cara de Velásquez. Nefasto. 

Es triste ver cómo el trabajo de un equipo se puede ver destrozado por la ineptitud y la discordia de un solo hombre,  que tiene racero y pantalones para “hacer justicia”, pero solo para un equipo. 

Deja una respuesta

Top