You are here
Home > Columna > COLUMNA| El semestre se salvó sufriendo

COLUMNA| El semestre se salvó sufriendo

Por: Nicolás Morales – @morini1997 

Nuevamente los penaltis, y nuevamente en la copa Sudamericana. Santa Fe se lleva la serie de octavos de final frente a Millonarios desde los sufridos 12 pasos, en un partido que dejó el dulce sabor de la victoria, la satisfacción de haber visto opciones de gol, y la constante preocupación de la poca generación de juego.

No hay que decir mentiras, este partido de vuelta tuvo el triple de emociones que la ida hace dos semanas, pues por fin se vio peligro en ambos arcos a lo largo del partido, pero la pólvora de los equipos estuvo empapada en los segundos 90 minutos. Pero no hay que dejarse engañar. Por más de que hubiera peligro en las áreas, fue más por empuje que por fútbol, pues generación de juego hubo poca en ambos equipos (constante a lo largo del semestre).

Sanguinetti termina salvando el semestre como el estudiante que las cosas no le salen de la mejor manera, que pierde una que otra materia, que lo regañan los papás por un bajo rendimiento, pero que el día que tiene que hacer las cosas bien, las hace. Su planteamiento fue correcto, dentro de las limitaciones que tiene el plantel por lesiones y otros factores, al equipo se le vio empuje y garra al luchar cada balón. El trabajo pagó sus frutos, y el técnico uruguayo le cumplió a la hinchada el día que tenía que cumplir.

Más allá de elogiar al entrenador por primera vez en el semestre (hablo por mi), hay que reconocerle a los jugadores la entrega y los cojones que dejaron en la cancha. En actitud no hay nada que se le pueda reprochar al equipo, desde el primer minuto hasta el pitazo final todos tenían esa hambre de ganar, de seguir luchando por el sueño de un nuevo trofeo continental. Hoy, al igual que hace tres años, la tanda de penales tuvo como ídolo cardenal a Rufay Zapata, que con 40 años sacó su jerarquía pero esta vez desde el otro lado de la balanza, pues cobró el penal definitivo que lleva la alegría al corazón de los hinchas.

Hay que mejorar, eso es cierto, hay que ir paso a paso, también es cierto, pero el envión anímico que significa esta clasificación de Santa Fe debe motivar a los jugadores, al cuerpo técnico, a los hinchas, y a los directivos de ir a luchar todo el resto del semestre. Guillermo Sanguinetti, al mejor estilo de un técnico uruguayo, se lleva un 0-0 a penales y sale victorioso, salva su estadía en Bogotá por este semestre, pues para el hincha cardenal hubiera sido algo imperdonable perder esta llave en copa internacional. Hoy, por fin, el espíritu competitivo que ha caracterizado a Santa Fe en los últimos años, salió a relucir, y el león hoy vuelve a rugir.

Deja una respuesta

Top