You are here
Home > Columna > COLUMNA|UN LÍDER DIFÍCIL DE ENTENDER

COLUMNA|UN LÍDER DIFÍCIL DE ENTENDER

Independiente Santa Fe salió derrotado en el departamento de Antioquia, luego de que Rionegro Águilas lo venciera por 2 goles a 1. Un Santa Fe sin ideas, sin fútbol y con errores individuales que le costaron el partido.

Por: Nicolás Cadena@Ncadena98

Definitivamente, el ataque cardenal se desenchufó por completo, ni Anderson Plata ni John Freddy Pajoy son los mismos del torneo pasado. Es triste ver cómo el balón llega a ellos y el 11 se va como loco a sacarse a toda la defensa y la termina perdiendo con el primer rival al que enfrenta; mientras que el 20 no genera peligro para la defensa rival, se apoya con un compañero casi siempre hacia atrás y le quita todo el vértigo al equipo.

Y es aún más triste ver que el cambio de estos jugadores es un chico, Duvier Mosquera, que lleva medio partido con el plantel profesional y, aunque muestra cosas interesantes, se ve cómo lo domina el miedo, la ansiedad y la inexperiencia al entrar al campo.

El mediocampo de hoy tuvo un partido correcto, ganó la mayoría de las disputas que tenían lugar en esa parte del campo. Sin embargo, es notoria la falta que hace Juan Daniel Roa, aunque su reemplazante, Sebastián Salazar, tuvo un buen partido, corriendo y luchando a la par de Gordillo y Baldomero, no tiene la técnica, ni la visión para sacar al equipo y acercarse a los jugadores de ataque en pro de generar más peligro y claridad en los últimos cuartos de cancha, como lo tiene Roa.

Carlos Arboleda fue el jugador detonante para la derrota en suelo antioqueño. Empezando por el hecho de que generó la falta del penal, una falta infantil porque hasta el balón ya lo sobraba a él y a su marca. Para nadie es un secreto que el fuerte del condorito Arboleda, es netamente en función de ataque. Sin embargo, esto le juega muy malas pasadas, porque en un ataque que no es claro como el de Santa Fe, juntado a que al tirar un centro no hay quién lo cabecee, porque el rojo capitalino no tiene un 9 de área cuando no está Wilson Morelo y no siempre Baldomero tiene el tanque, ni la oportunidad de llegar al área por cómo se presenta la jugada.

Quizá le interese leer la crónica del partido ante Bucaramanga: EL LÍDER CON LA PATA CHUECA ANTE BUCARAMANGA

Fueron muchas las ocasiones donde las subidas del cuatro terminaron en pies rivales, dándole la posibilidad de realizar un contraataque cogiendo a todo el equipo en función ofensiva. Es aquí donde la espalda y el hueco que genera la aventura ofensiva de nuestro lateral derecho deja mal parada y desnuda a la defensa cardenal.

Como lo vimos en el segundo gol,  López tuvo que ir muy abierto a zona del lateral para cubrir al delantero de Rionegro, quien después tuvo la habilidad y la técnica para embocar un verdadero golazo. Además de esto, Arboleda realizó unas seis faltas cerca al área, ya sea de frente al arco o en los costados, y así el cuadro cardenal se caracterice por su buen juego aéreo, son posibilidades que se le dieron al contrario de acercarse y tener opciones de gol innecesarias.

William Tesillo fue el encargado de terminar con la maldición de los penales para los leones, fue quien después de una falta del arquero a Pajoy, mandó el balón a guardar desde los 12 pasos. Por fin el cardenal encontró un jugador con técnica, valentía y sabiduría para cobrar un penal.

Daniel Buitrago y Kevin Salazar le dieron otro aire al conjunto cardenal, el primero tuvo una opción clara de gol, donde pudo poner el 2-1 fácilmente, pero el balón se fue muy arriba de la portería. Sin embargo, Buitrago tuvo la intención de juntarse con los volantes y extremos al ingresar al campo y esto, claramente, ayudó al equipo a no perder la pelota tan rápido.

Kevin se está dejando ver un poco más, ya son dos los partidos donde el volante ofensivo ingresa y da una buena impresión, no obstante, en ambos partidos ha tenido el mismo error; el jugador desborda, engancha y elude rivales, pero a la hora de dar el último pase o terminar la jugada es donde comete el error. Esto puede ser resultado de una falta de continuidad y afinidad con el balón.

Quizá le interese ver la galería de hinchas en el partido ante Pasto en Bogotá: GALERÍA|HINCHADA EN EL PARTIDO ANTE DEPORTIVO PASTO

Santa Fe perdió puntos donde no debería hacerlo, porque ni Bucaramanga, ni Rionegro deben ser rivales por los que Santa Fe tenga que sufrir para sacar una victoria. Es claro que el equipo tiene bajas, pero esto no puede ser una excusa, porque todo el semestre las han tenido y habían podido salir adelante a tal punto de estar líderes y clasificados a los playoffs.

De igual manera, Santa Fe piensa en la reclasificación y puntos, los cuales no se le pueden escapar si está en busca de otra participación internacional el año que viene.

Deja una respuesta

Top