You are here
Home > Columna > COLUMNA|RIVERA CON EL AGUA HASTA EL CUELLO

COLUMNA|RIVERA CON EL AGUA HASTA EL CUELLO

Se disputó el clásico capitalino de la fecha 18 en la Liga BetPlay Dimayor. El equipo ‘cardenal’ cayó en los últimos minutos del compromiso 1-2, cortando la racha de 31 partidos de invicto jugando de local. 

Por: Juan Esteban Padilla@PadillaJuanE

Independiente Santa Fe tenía la posibilidad de treparse al liderato del campeonato por tercera vez en el torneo si ganaba el clásico. Sobre el papel y tal vez pensando en la necesidad del rival uno hubiera pensado que jugar bien replegado atrás y aprovechando los espacios que el otro equipo claramente iba a ceder, era posible ganar. 

Sin embargo, por la cabeza de los jugadores y el cuerpo técnico se planteó algo totalmente opuesto. Santa Fe salió a proponer y a regalar espacios que claramente Millonarios iba a aprovechar apostándole a las transiciones rápidas. No obstante, y a pesar de los metros libres que tenían los visitantes, ninguna de esas jugadas terminó en el fondo de la portería. 

El juego de Santa Fe durante todo el partido fue pobre, sin sorpresa, sin transiciones rápidas para intentar “coger mal parado” a los rivales. Nada de eso que seguramente debieron entrenar durante la semana, les salió durante 96’ minutos. Es realmente una preocupación y un dolor de cabeza para quienes siguen al equipo, sentir que cualquier equipo en cualquier momento le puede anotar gol al ‘albirrojo’.

En los últimos partidos se ha visto que la estrategia y la táctica en el equipo ‘cardenal’ vienen en decadencia. Queda solo una fecha de liga y empiezan los cuadrangulares y peor aún, empieza la fase de grupos de la Libertadores en una semana. A Harold Rivera se le está subiendo el agua desde hace rato y le está llegando al cuello, si no reacciona rápido a estas alertas se puede terminar ahogando. 

En el clásico, no nos digamos mentiras, Santa Fe se encontró ese penal como caído del cielo. Millonarios era más en el juego y el gol del ‘león’ pareció caer del cielo. No conforme el equipo rojo con ese regalo de la vida al mandarle ese penal, decidió dar otra muestra más de la falta de jerarquía que lo ha caracterizado en los momentos clave. El técnico Rivera decidió hacer los peores cambios que había en el banco y echar el equipo para atrás. Decidió defender a 5 metros de Leandro Castellanos…la crónica de una muerte anunciada.

Es más que obvio que si un equipo va ganando y tiene al frente a un rival que sabe que le puede hacer daño, no se puede meter atrás. Claramente iban a empezar a llover balones a diestra y siniestra. Además, con la fragilidad defensiva que se ha expuesto en las últimas fechas, pues alguna le iba a entrar al visitante. 

Independientemente del penal infantil de Andrés Pérez, no puedes meter un gol y echar el equipo para atrás si no lo sabes hacer. La defensa de Santa Fe en el último tiempo no da garantías. Estos partidos así luchados y diputados en la mitad de la cancha, en los cuales llega un gol casi que de milagro, no se pueden perder de esta forma. Un equipo con jerarquía y cabeza fría no regala el balón. Al contrario lo tiene el mayor tiempo posible y defiende en el campo del otro. 

Lea la crónica del partido ante Millonarios: AMARGO CLÁSICO CAPITALINO PARA SANTA FE

No me quisiera ni imaginar el escenario de un partido de la Copa Libertadores, en el que Santa Fe se encuentre un gol y se le eche atrás de esa forma a River Plate o a Fluminense. 

El técnico Harold Rivera debe replantear muchos aspectos en todas las líneas de su equipo. Eso si es que quiere aspirar algo distinto a lo que nos sucedió el año pasado. De qué sirve ganarle a Alianza Petrolera 3-0, sí cuando realmente se está definiendo algo importante y contra rivales de peso, matan el tigre y se asustan con el cuero. 

Deja una respuesta

Top